Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El pasado jueves 10 de Abril el Ateneu Popular de Nou Barris en Barcelona prendió fuego a Babylon de la mano de la promotora de eventos  Big Coconut . Por primera vez en  Cataluña recibimos la visita del que está considerado por muchos el artista del año: Chronixx, pues con tan solo 21 años se ha convertido en el centro de atención del género musical de Jamaica a la lo largo de todo el 2013.

El evento en la capital catalana era una de las últimas paradas del tour Dread and Terrible que empezó el 27 de Marzo en Ámsterdam y que ha girado en estos meses por diferentes ciudades de Europa. En este proyecto musical en el que Chronixx ha participado intensamente, tanto escribiendo todas las canciones como desarrollando la parte artística y visual, el cantante no está solo ya que lo acompañan otros representantes del movimiento Reggae Revival como la Zinc Redemption Band, Kelissa y Dre Island.

 

El concierto congregó a unas 600 personas aproximadamente y contó con un warm up de lujo marca de la casa y es que King Horror y Urtica Sound fueron los encargados de calentar el ambiente de la sala con una selección musical que invitaba a no dejar de bailar. Posteriormente fue el turno de Irie Souljah que, recién llegado de Jamaica, deleitó con una actuación en acústico en la que desplegó toda la calidez y proximidad de su música, acompañado en algunos de los temas de su amigo y gran embajador también de la escena reggae nacional el Sr. Wilson.

La crew jamaicana inició el concierto con una breve introducción por parte de la Zinc Redemption Band mostrando todo el potencial instrumental que iban a ofrecer a lo largo de la noche.  Kelissa fue la primera en salir al escenario y cautivó a los asistentes con la dulzura y la naturalidad que la caracterizan.  Ofreció una pequeña muestra de sus temas más representativos combinando los más calmados y personales como Slow down, Natural o Gideon  con los más energéticos como Babylon is burning con el que consiguió hacer vibrar a los allí presentes.

La descarga de energía siguió a cargo de Dre Island quién nada más aparecer en el escenario derrochó fuerza y potencia con algunas de sus canciones más conocidas como Uptown Downtown o Rastafari Way. Destacable fue la conexión que en todo momento tuvo con el público no sólo a través de las piezas más bailables sino también con el solo al piano que se marcó al cantar otro de sus míticos temas: Can’t stay away.

Chronixx , el plato fuerte de la noche y sin duda el más esperado , fue el último en salir y lo hizo demostrando un gran potencial escénico a ritmo del tema Alpha and Omega, el cual abre el disco Dread and Terrible. El cantante jamaicano desplegó su talento ofreciendo un amplio repertorio de canciones con las que plasmó la versatilidad de su estilo. Cantó una gran variedad de temas que fueron des de los más roots como Iyah walk, Capture Land y Warrior, hasta los más íntimos y sentimentales como They don’t Know, Rain music  y Somewhere, pasando también por Ain’t no giving in y Nah follow temas con los que desplegó su faceta más dancehall.

El joven artista tampoco olvidó algunos de sus grandes hits como Smile Jamaica o Here comes trouble, a partir del cual y en referencia al Rootsman Riddim, hizo saltar la euforia del público marcando uno de los grandes momentos de la noche al cantar breves fragmentos de las canciones que lo forman como Modern Day Judas de Jesse Royal o Gunman World de Damián Marley. El final del concierto fue otro de los momentazos del evento y es que Irie Souljah, Kelissa y Dre Island acompañaron a Chronix y a la Zinc Redemption Band en el escenario con el tema Start a fyah dejando al público con un gran sabor de boca. La noche acabó con un contundente mensaje contra Babylonia, fiel reflejo de la perspectiva que Chronixx tiene de la música como misión.

Aquí os dejamos el enlace para ver las fotos del evento.